¿Cuáles son las medidas de seguridad en una agencia inmobiliaria?

La puesta en marcha de la desescalada de las medidas de contención del coronavirus ya permite la reactivación de la actividad inmobiliaria .En la fase 0, vigente desde el 4 de mayo, es posible reabrir oficinas y atender al público, pero siempre siguiendo unas estrictas medidas de seguridad para garantizar la protección de profesionales y clientes. 

Estas son las medidas difundidas por el Consejo General de los Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria para los profesionales del sector, a partir del ‘Plan para la Transición hacia una nueva normalidad’ y las medidas publicadas en el BOE. Hay que tener en cuenta que buena parte de las regulaciones de higiene y seguridad se seguirán aplicando también en las siguientes fases de la desescalada. 

Fase 0: abren oficinas pero no se pueden visitar inmuebles

La fase 0, que abarca del 4 al 11 de mayo, permite retomar la actividad comercial y abrir al público las agencias inmobiliarias, excepto aquellas cuya superfície sea mayor a los 400 metros cuadrados o que se encuentren en un centro o parque comercial. Las visitas a inmuebles, sin embargo, tendrán que esperar a la fase 1 y con las medidas de seguridad e higiene específicas que se concreten para ese momento y actividad. 

Solo con cita previa y permanencia mínima

Solo podrá atenderse con cita previa, para garantizar que no haya en ningún momento más de un cliente por trabajador en el interior del establecimiento. No se pueden habilitar zonas de espera dentro del local. El tiempo de permanencia será el estrictamente necesario para recibir la información o servicios. 

Sin fichaje digital y con gel hidroalcóholico

El fichaje digital debe ser sustituido por cualquier otro método de control horario de los trabajadores, o bien se deberá desinfectar el dispositivo antes y después de cada uso. Además, se pondrán dispensadores de gel hidroalcohólico a la entrada, a disposición de toda persona que acceda a la agencia inmobiliaria. 

Atención individual

La atención debe ser individualizada a cada cliente, y ha de realizarse con una separación física de dos metros. Si no es posible mantener esta distancia, debe instalarse un mostrador o mampara y en ningún caso acercarse a menos de un metro. 

Franjas horarias

Debe establecerse un horario de atención preferente para mayores de 65 años, para evitar que coincidan con personas de otros grupos de edad. Este horario específico debe hacerse coincidir con las franjas horarias en las que pueden pasear: de 10 a 12 de la mañana y de 7 a 8 de la tarde. 

Limpieza y desinfección

Al menos dos veces al día se realizará una limpieza y desinfección de las instalaciones. Con especial atención a las superficies de contacto más frecuentes: pomos de puertas, mostradores, muebles, teléfonos, perchas, grifos, etc. También debe realizarse la limpieza y desinfección de cada puesto de trabajo en los cambios de turno. Incluyendo teclados, pantallas táctiles y otros elementos que se usan con las manos. Los clientes no deben usar los baños de los establecimientos, salvo si es estrictamente necesario. Y en ese caso se procederá a la limpieza y desinfección de manera inmediata.

Además, los establecimientos deben contar con papeleras, a ser posible con tapa y pedal, en las que depositar pañuelos y cualquier otro material desechable. Las papeleras se vaciarán y limpiarán de manera frecuente, al menos una vez al día. 

Por supuesto, quienes tengan síntomas de la enfermedad o hayan estado en contacto con personas con síntomas, no deben acudir a las agencias inmobiliarias ni otro tipo de establecimientos en ningún caso.